La primera semana de agosto nos sorprendió con un cambio muy grande en la app de fotos Instagram. De un día para el otro, sin previo anuncio, la app pasó de ser la afamada “app de fotos”, para incorporar también una modalidad de historias en videos efímeros al estilo Snapchat.

¿De qué se trata Instagram Stories?

Instagram Stories es un feed secundario al de fotos y videos habitual, en el que los usuarios pueden compartir fotos o videos cortos (de 10 segundos máximo), a los que se les pueden aplicar algunos filtros clásicos de Instagram, agregar dibujos, texto y emoticones. Se va generando una historia, que es una especie de slideshow de estas fotos y videos, que permanecen online solo por 24 horas. Los usuarios pueden descargar cualquier foto o video a su celular, o elegir postear alguno de ellos a su feed principal. Aquí un paso a paso de cómo utilizar las historias de Instragram.

En su anuncio oficial, la empresa declaró: “Instagram siempre fue un lugar donde compartir las cosas especiales que quieres recordar. Ahora puedes compartir también los momentos más destacados de tu día a día y todo lo demás.” De lo que podemos entender que Instagram deja de ser la red social de fotos, y pasa a ser otra red social más. Sorprendentemente, deja de lado su posicionamiento de nicho, como la aplicación que nos acercó a todos a la buena fotografía, y decididamente va detrás de la carrera por el video (y la atención de los millenials) que viene dándose desde hace un tiempo.

¿Qué significa Instagram Stories para los usuarios de la red?

Como usuaria asidua de la red, tengo una relación particular con la app. Soy miembro activo de la comunidad de @IgersBsAs, en la que participamos de instameets (encuentros presenciales para sacar fotos con temáticas, consigas, o sencillamente porque sí). También interactuamos mucho con otros fotógrafos (igers o instagrammers) con los que aprendemos, intercambiamos trucos y tips, compartimos salidas a tomar fotos y también forjamos amistades. La comunidad más artística de Instagram, que siempre se sintió mimada y priorizada por la empresa, especialmente por su sistema de usuarios sugeridos que busca las galerías más bellas para destacarlas.

Por lo tanto, mi primera lectura de las Instragram Stories, fue naturalmente desde mi lugar de usuaria. ¿Qué significa este cambio tan grande? Estos primeros días de probarla y charlar con mis amigos igers sobre el tema, fui recopilando una serie de ventajas y desventajas de la novedad, es una lista preliminar, que recopila las primeras impresiones de los usuarios.

Desventajas:

  • Los usuarios (especialmente los que tiene muchos seguidores) tienen problemas para manejar la privacidad de estas historias. Por  default las historias tienen la misma privacidad que la cuenta, y si la cuenta es pública se puede definir solo a mano (uno por uno) quiénes elegimos que no la vean, trabajo arduo si uno tiene más de 20 mil seguidores.
  • No es sencillo navegar entre las historias que queremos ver. Aparecen en forma horizontal en la parte superior de la aplicación, y solo podemos deslizar para el costado buscando las que preferimos ver. A mayor cantidad de personas que uno sigue, más engorroso se vuelve.
  • Los contenidos efímeros llaman a compartir imágenes más banales, y de mucha menor calidad estética. Alejando a la app por completo de su posicionamiento de buena fotografía.
  • Si nos gusta la galería de fotos de un usuario, pero no sus videos, no hay forma de elegir no verlos, sin dejar de seguir las fotos también.
  • La experiencia de usuario es diferente, el tiempo que insume navegar el feed de fotos es mucho más controlado por el usuario, en cambio el tiempo de las historias es más demandante y mucho mayor.
  • El mindset de generación de contenidos es distinto. Cuando voy a subir una foto a mi Instagram subo lo mejor que tengo para mostrar, una foto cuidadosamente elegida y editada. Mi galería es algo que cuido con recelo, y procuro que sea armónica y bella. En cambio en Stories (y en Snapchat) se tiende a mostrar lo cotidiano, crudo, sin mucho cuidado por lo estético, justamente porque es efímero, y esto cambia mucho la lógica de relacionamiento con la aplicación.

Ventajas:

  • Muchos conocimos por primera vez la cara, la voz y hasta la personalidad de fotógrafos y artistas, que veníamos siguiendo hace mucho tiempo.
  • Toma la lógica de Snapchat, y le da leverage con la red de contactos ya construida en Instagram, dándole muchas visibilidad a las Stories.
  • Generó una interacción mucho más fluida y más cantidad de interacciones en un corto tiempo, ya que tiene la posibilidad de contestar mediante mensajes privados las historias, muchos usuarios están entablando conversaciones por primera vez. En términos de comunidad, podemos prever que muta, no que desaparece.
  • Da la posibilidad de ser extremadamente creativos y experimentar. Como nadie sabe bien qué hacer con esta nueva modalidad, estamos todos probando cosas distintas. Algunos imitan lo que se ya hacían en Snapchat, otros generan contenido estético pero que no postearían en su cuenta, otros aprovecha para mostrar backstages, dar mini cursos de fotografía, y un sin fin de ideas creativas que vamos descubriendo en las distintas cuentas.
  • El mundo digital está yendo hacia video, siguiendo a los millenials, y este tipo de prestaciones facilitan mucho la generación de contenido audiovisual.

Algunos pueden ver a Instagram Stories como un manotazo de ahogados para no quedar afuera del juego que ofrece Snapchat, plataforma que Facebook quiso adquirir sin éxito. Pero también puede interpretarse como la culminación de una serie de cambios en clara dirección hacia convertirse en una aplicación más amigable para los anunciantes.

En el último tiempo, Instagram ha generado varios cambios en este sentido:

  • Ampliación del tradicional formato cuadrado, para aceptar formato vertical y horizontal.
  • Anuncios pagos, integrados con el targeting y formatos de Facebook.
  • Ampliación de formatos de anuncios con llamados a la acción.
  • Contador de vistas de videos, y extensión de su duración a 60 segundos.
  • Feed personalizado, deja de mostrar los posteos en orden cronológico para mostrar posteos más relevantes primero, de acuerdo a un algoritmo creado por la empresa.

Todos estos ajustes, junto con Stories, apuntan a ser una plataforma de generación de audiencias atentas, que resulten atractivas para los anunciantes. A la vez que amplía y facilita las formas de generación de contenido con las que cuentan las marcas, para llegar a esas audiencias con mensajes efectivos.

Como profesional del marketing digital, al tomar contacto con esta nueva faceta de la aplicación, me pregunté cómo cambia esto las estrategias de marketing en Instagram. La empresa venía haciendo un fuerte hincapié en la generación de contenidos curados, de mucha calidad y con una coherencia estética:

  • Encuentre su ”Mirada Instagram” Cree una narrativa coherente con la plataforma.
  • Como cualquier persona, para ser visto y recordado en Instagram, una marca debe tener un propósito, crear su propia narrativa, y traducir su mundo de una manera visual

¿Cómo entonces, están imaginando desde Instagram que las marcas van a utilizar ahora las Stories? Después de probar la nueva modalidad, ver qué están haciendo otras cuentas, tanto de usuarios como de marcas, y de debatir bastante con varios colegas, he llegado a una simple conclusión: el contenido sigue siendo el rey.

¿Y cómo traduzco esto para implementar Stories dentro de mis estrategias de marketing? Si tengo algo interesante que contar, atractivo visualmente y que agrega valor para mi audiencia, y tiene sentido hacerlo a través de estos videitos cortos generando una historia, entonces la función estará para ser aprovechada.Independientemente de la plataforma, lo que privilegiamos a la hora de generar estrategias son los contenidos que se van a compartir, luego se determina el medio para comunicarlos. Es probable que Instagram quede ahora dividido en dos canales distintos dentro de los planes de marketing online, que respondan dos estrategias diferentes de generación de contenidos, una más planificada y programada de antemano, y otra más espontánea y producida en el momento.

Snapchat y ahora Instagram Stories son plataformas que demandan mucho tiempo de generación de contenidos, y una producción casi permanente, ya que hay que grabar y postear en el momento. Por lo tanto, no van a ser plataformas que se recomiende utilizar asiduamente para empresas pequeñas o de menores recursos. Si un cliente no tiene suficiente demanda y contenido para Snapchat, tampoco vamos a recomendarle que genere contenidos en Instagram Stories.

Utilizar las historias va a ser visto como innovador y permitirnos llegar a mayores audiencias. Ya se puede empezar a ver a priori que los videos duplican o más en cantidad de views, a los likes de las fotos del feed. Aunque views no son likes, y como pasa con Snapchat, y con postear muchas fotos seguidas en Instagram, siempre el primer posteo tiene mayor interacción y los subsiguientes van disminuyendo en cantidad.

Por otro lado, para las marcas, va a resultar fácil y de bajo costo experimentar con las historias, sobre todo para ocasiones especiales como eventos, lanzamientos, aniversarios, etc., con la gran ventaja de que, a diferencia de Snapchat, en Instagram ya tienen una audiencia propia, ahorrándose el costo no menor, de generar una nueva red de fans.

Publicado en:
http://trabajocomoquiero.staples.com.ar/blog/como-impacta-instagram-stories-en-la-estrategia-de-marketing
http://trabajocomoquiero.staples.com.ar/blog/de-que-se-trata-instagram-stories

Anuncios